alltricks

25 junio, 2017

De paseo por las Viniegras con Ernesto (17 Ciclistas)


18 de junio de 2017
Distancia: 44km
Desnivel acumulado:  1700mt


IBPindex: 129
Crónica por Ernesto

Dieguito, Jorge “HC”, Lolo, Javi Blasco, Dalmau, Edu “jabalí”, Jesús, Jero, Ernesto, Israel, Santi Alonso, Vitin, Pere, Tote, Toño, FEr y Diego”Tricio”.

Bueno hoy me estreno en el mundo de las  crónicas de andanzas BTT.
Para el que todavía no me conoce, soy Ernesto de Ventrosa de la Sierra. Hace como unos dos años me compré una Mtb por una lesión de rodilla que me hizo retirarme del fútbol y meterme de lleno en este bonito y adictivo deporte de la Btt.

Un día tomándome una cerveza en el más que miga, me fije en un grupo de (Jóvenes) que se ponían de alpiste, bocatas y pintas doblados. Vestían  unos malliots llamativos con una dirección web, cuando llegue a  casa me puse a mirar en Internet para ver que había detrás de esa dirección web y esa buena costumbre de terminar las rutas con unas pintas. Me quedé sorprendido por las rutas que hacían. Yo,  por mi inexperiencia y bajo estado de forma se me hacía imposible meterme de lleno en este grupo, pero aun así me quise poner en contacto con ellos para en un futuro poder unirme a sus rutas. Contacté con Vitin, que desde el primer día me inspiró confianza y me animó a salir con ellos. Poco a poco empecé a salir días sueltos hasta que me he  ido poniendo las pilas gracias a las abrasadas que me metéis en cada ruta. Cada salida aprendo cosas nuevas y voy conociendo a gente que merece mucho la pena.

Bueno después de esta chapa-introducción me meto con la ruta del domingo en Ventrosa de la Sierra.
Un día de ruta, comenté a Diego y a Vitin, que me gustaría que los OR subiesen a Ventrosa para hacer el recorrido largo de la BTT que estoy preparando, ya que me iba a servir de mucho su experiencia y valoración para intentar hacer una primera BTT atractiva y exigente a la vez,  pero que no se iría de madre por la dureza y exigencia de terreno.

La aventura empieza el sábado por la tarde. Me dispongo a preparar la ruta del domingo. Como las previsiones anuncian calor voy a improvisar un punto de agua en mitad del recorrido.

Cojo dos mochilas y una bolsa grande del decatlhon y las lleno con garrafas y botellas de agua.
Toda una odisea el subir a la sierra 18 litros de agua en una trialera. Una vez arriba, improviso un refugio con troncos para que mañana este fresquita el agua y saciar la sed de los valientes que se han apuntado a esta ruta.

A la que bajo al pueblo aprovecho para quitar alguna rama y piedras de parte del recorrido. Ya de noche bajo al pueblo y a casa directo que mañana hay que madrugar.  No sé si serían los nervios de ser anfitrión o lo cagado que estaba porque iba ser la primera vez que haría una ruta con tanto desnivel,  ya que había diseñado la ruta por fases y no había tenido tiempo de hacerla completamente, pero el caso que no conseguía conciliar el sueño. Miro el reloj, 4:05 madre mía,  mañana o me dopo o mal vamos. Al final consigo finalmente dormirme a las 4:30.

A las 7:45 recibo la llamada de Diego, ya están aquí. Subo a recibirles y en la plaza me encuentro a Diego. Un chaval de Tricio de 17 años que se apuntó a la btt con intención de hacer el recorrido largo. Como era menor de edad le comenté que no podía hacerlo por temas de seguros. Y como insistía que tenía muy buen nivel y que quería hacer la larga,  le invité a la quedada con los O.R y así vería como era la ruta y si estaba al nivel que él comentaba.
Mi primera impresión era que no iba aguantar ni la mitad de ruta, pero a veces las apariencias engañan.
Nos reunimos todos en la fuente de los tres caños y tras los saludos a las 8:05 y 16 grados de temperatura comenzamos la aventura. Salimos dirección el sendero la varguilla por una pista asfaltada y picando para arriba sin descanso durante 2km, dejamos el asfalto para seguir la pista durante 1,5km hasta el inicio del sendero la varguilla.
 En mitad del camino ya se escucha al cachondo de Jero (cuando llegamos, queda muchoo?) comenzamos a mi parecer uno de los mejores tramos de la Btt 7 km de senda técnica pero espectacular  entre arbustos, espinos, y ulagas. Seguimos avanzando y nos metemos de lleno a un bosque de encina y enormes robles centenarios que nos protegen del intenso sol que empieza a notarse.
La senda se estrecha y el grupo se alarga por la dificultad de la senda. Yo me colocó por primera vez en lo que llevo con los O.R en cabeza ya que hay zonas donde no se sabe el camino adecuado. Noto la presión de Dieguito y le dejo pasar ya que va como un tiro con su gorda. 

Llegamos al km 7 de ruta, llevamos 45 min. Continuamos por la senda del Gr hasta el cementerio de Viniegra con alguna desmontada sin consecuencias en la bajada al cementerio. 

Ahí hacemos una parada para valorar la subida a la pista por la que sigue el track. Hay que subir por una rampa y los pros intentan subir y valorar si se puede o no. Tras varios intentos me ayudan a decidir cuál es la trazada buena. Proseguimos incorporándonos a una pista en muy buen estado para seguir ascendiendo 6,5km hasta Collaillos. Subimos entre risas y chascarrillos. LOLO me hace de guía en su terreno que a mí no me ha dado tiempo de descubrir. Parece un mapa de toponimia se sabe el nombre de cada senda, pista… vamos todo hueco por  donde quepa la Mtb.

 En mitad de la pista Lolo me invita a visitar la entrada a un sendero,  y la madre que lo parió,  ya que iba justito de fuerzas ahorrando energía en cada pedalada me baja por un pastizal 200 metros que en la subida empiezo a notar los gemelos cargaditos. En ese momento vemos pasar a Santi remolcando con su eléctrica a Diego de Tricio.

En ese momento me doy cuenta de que mi ojo había acertado. Diego no aguantaba el ritmo y solo llevábamos 14 km.
Por su bien se le aconseja que baje pista abajo para que no sufra una pájara más arriba y sea peor. Además nos iba a retrasar a los demás y la comida nos esperaba.

Dejamos a Diego y seguimos ascendiendo por una rodada corta pero intensa para llegar a la senda que nos deja en el bonito mirador de Aguarrabia. En mitad de la senda nos encontramos a una yeguada preciosa con sus potros, y nos marcan el camino que debemos seguir. Llegamos a la peña de Aguarrabia y hacemos una parada para disfrutar de las vistas. Seguimos escuchando a Jero: (cuando llegamos y cuanto queda…)

Entramos en el pinar donde nos refugiamos del calor que empieza a apretar. Caemos a una pista llena de palos para el ataúd de Roberto (comentario de Toño) y nos deja en el refugio donde tenemos el punto de agua km 20 y 2:45 horas de ruta.
Reponemos los bidones y nos tomamos una barritas, geles y demás para emprender la otra mitad de ruta. Empezamos con una bajada para iniciar el ascenso al punto más alto de la ruta (1805m)  Ya empiezo a oír los primeros comentarios de vaya “bacalao” y que si quedan  muchas subidas más.

Como empiezo a notar que hay gente con síntomas de fatiga intento no decir la verdad y que prosigan poco a poco, porque todavía quedaba mucho que pelear. En ese momento me di cuenta de que los O.R eran humanos, ya que nunca les había visto dar muestras de fatiga. Y me valió para empezar a dudar de la elección del recorrido. Una vez llegamos al punto más alto nos echamos una fotos de la panorámica y Edu aprovecha para sacarse una foto con la cara todavía en su sitio. Bajamos por un carrascal muy técnico para encontrarnos un rebaño de ovejas que sorprendentemente los perros no nos salieron en nuestra búsqueda. Yo creo que de la cara que llevábamos no nos vieron rivales…(dirían que para que molestarnos a ir a por ellos si los buitres se los iban a merendar mas adelante...)


Caemos a la pista que nos conduce a la cabeza del camello y el barranco de Morcarizas. En la cabeza del camello foto de rigor y risas para olvidar el sufrimiento que llevaba yo por lo menos..
A Jero ya no se le escucha tanto pero todavía le quedan fuerzas para hacerse una foto con la bici sujeta de una mano, aunque con susto incorporado..

Nos tiramos barranco abajo por Morcarizas y el inicio es precioso, 800 metros de descenso sin frenar por campos de hierba que terminan en un embudo de roca que obliga a desmontar durante 40 metros para acceder a una senda sin marcar bien.
Nos hace ir lentos ya que no está limpia de rocas y vamos haciendo patinetas en muchas ocasiones. Como voy delante no me doy cuenta si hay caídas pero algo hubo…


Llegamos al final del barranco y nos frenan las vacas. El grupo se divide entre las vacas. Con la consiguiente espantada de las vacas que corren barranco abajo acompañándonos en la senda. Llega un punto donde Dalmau se queda encerrado entre el toro y las vacas y hay un momento de tensión entre ellos. Dalmau se refugia en unas rocas y lo dejamos de ver por un momento,  entre risas, las vacas retoman el sendero y nos dejan proseguir la ruta.

Llegamos a una pista donde nos conduce por un descenso peligroso,  el terreno está muy suelto  y hay que bajar frenando fuerte pero con tacto. Yo empiezo a tener problemas con el freno trasero y casi no me frena del calentón que lleva.  Llegamos a  Brieva, donde reponemos agua y Fuerzas para darle el último y más exigente empujón a la ruta.

Cogemos el sendero del Gr que nos llevará al palo y en el primer rampón encementado nos damos cuenta de que el cuerpo está diciendo basta. Se hacen dos grupos y yo me quedo el último. Dejamos el asfalto y nos metemos por la senda del Gr. La ascensión hasta el palo es en un inicio llevadera pero enseguida llega el cruce para salirnos del Gr y seguir barranco arriba por una senda de mayor inclinación y nivel técnico. Los pros se desmarcan y nos dejan a Fernando, Eduardo, Diego y el tractor Israel que nos lidera, solos ante el peligro y el calor.
Con las bicis en la mano conseguimos llegar hasta el llano donde podemos montarnos y llegar hasta el palo. Solo queda bajar 3 km de senda. Pero pese a ser bajada se hace dura por no estar limpia de rocas. La bajada es muy chula si las piernas responden ya que es técnica y rápida. Pero según iba yo,  se hacía cansina y con ganas de llegar al pueblo.

Llegada a ventrosa. Bajamos por el valle a caer al frontón  donde nos reunimos para la merecida ducha. Diego saca el dron y graba una bajada muy bonita y parte del pueblo.
Los demás nos vamos a la ducha para bajar a Viniegra a comer.

La comida como era de esperar muy buena. Amenizada por las batallitas del personal y intentando sacar almuerzos a base de apuestas y retos que no salieron adelante..
Un placer compartir este día con todos vosotros. Grandes bikers y mejores personas.
Un abrazo a todos, Ernesto



19 junio, 2017

Fuente de Moncalvillo por la pradera de Daroca (15 Ciclistas)


A LA FUENTE DE MONCALVILLO POR DAROCA

11 de junio de 2017 San Bernabé

Distancia: 56km
Desnivel acumulado: 845mt
IBPindex: 61


Crónica por Edu”Jabalí”

14 ciclistas o lo que queda de ellos:
Vitín, Ricardo, Miguel Ángel, Javi, Jesús, Luis, Roberto, Diego, Álvaro, Tate,
Edu Ayunt., Ernesto, Pablo, Yeray y Edu Jabalí.


Casi me hubiese jugado una mano a que me tocaba la crónica de este domingo, ya que no me acordaba de la última vez que escribí la última.
Como diría alguno, si vendrías más los domingos con la cuadrilla……. pues me tocaría más a menudo escribir.

Una cosa tengo que decir en contra del puto chino que ordena las crónicas, cuando uno se va de vacaciones no se puede ordenar a otro para que haga el trabajo sucio.
Como es habitual salgo de Villamediana a las 7:30 a.m para llegar un poco antes a las gaunas  y tomar un cortadito con algún compañero de ruta y con la fauna y flora que allí se junta a esas horas de la mañanas.


Esta vez  comparto café (como casi siempre) con Dieguito que al parecer no podía conciliar el sueño y decidió salir con el grupo a estirar las patillas después de la solemne paliza del días anterior en la Euskobike.
Junto a Diego también tomó parte en la prueba Tomás “ándale”,  King África,  Igor “el rutas”, Igor “Txapeldun”, “El corderito de Aranda” y el “Portento de la vía”.

Enhorabuena a todos los premiados!!!, pero a lo que iba que me voy por las ramas.
Acabado el café nos dirigimos al punto de partida y una vez nos saludamos todos emprendemos la ruta que hoy supuestamente no era para estirar las patas, si para “estirar la pata”.
Salimos por el camino viejo de Alberite a buen ritmo, para ir cruzando hacia Lardero, donde subimos la cuestecilla de las bodegas para salir al camino ancho.



Seguidamente nos desviamos por el camino de los judíos y giamos a la izquierda por el guarda viñas hasta casi Entrena .
Llegamos casi a Entrena pueblo por la cañada de  Carravieja, continuamos por caminos entre viñas hasta que vamos entrando una pista ascendente que nos dejará en el cruce de la Cruz del Muerto.
De ahí hasta Daroca cuesta abajo, salimos a la carretera para girar a la izquierda y coger el camino de los pastizales.

Acabado el camino acometemos la “agradable subida de la praderarrr”, que estaba preciosa.
Después de la solina de la pradera entramos en el caminio que sin parar de ascender nos dejará en la fuente de Moncalvillo.

Como viene siendo habitual el agua que mana de ella sale turbia, a Vitín como está acostumbrado a beber de su bidón le da igual y repone líquido.
Los demás esperamos y cogemos un poco mas abajo.

Iniciamos el largo descenso primero por camino poco agradecido y seguidamente por los helechos. (esta parte estaba increíblemente bonita) y peligrosa ya que a varios de los integrantes se les metieron ramas y palos en el cambio y ruedas.
Sin mas imprevistos llegamos al término del espinar y poco después a Hornos de Moncalvillo.



Repostamos agua en la fuente del pueblo y seguimos el rápido regreso por el embalse de Valvornedo, esta vez no lo bordeamos.
Pero si que nos desviamos para subir a las antenas de Navarrete y bajar por el “Culebrón” ya que nuestro adorable Bartolo nos había dicho que lo habían arreglado y que estaba limpia la bajada ………. No se que entiende el Marqués por arreglar y limpio por que yo creo que si no estaba peor que en otras ocasiones poco le faltaba.

La bajada estaba “peligrosísima”.
Llegados a Navarrete yo me dirijo al camino de los judíos para irme para Villamediana y el resto del grupo imagino que por la grajera y hasta el más que miga a refrescarse.









Un pequeño recordatorio para los valientes que el sábado realizaron la Eusko bike y en especial a Israel que la acabó como un campeón.
A ti Toño también mi enhorabuena, aunque por la cara que te vi en alguna foto no lo pasaste muy bien.
Imagino el suplicio que tuvo que pasar el gran Igor “Txapeldun” aguantándote gran parte del día.
Igor te has ganado mas de “medio cielo”.
Que decir de Alvaro, Tomás, Diego e Igor García, estáis  en otra división!!!!


También dar las gracias al pastor y guía del grupo Vitín que nos lleva por estos increíble parajes sin dudar ni equivocarse.
Recordar también el rutón que nos ha preparado para este domingo el amigo Ernesto por su pueblo Ventrosa.
En fin, que ha sido un placer volver a escribir una crónica para este grupo cada vez mas amplio.




UN FUERTE ABRAZO A TODOS LOS COMPONENTES!!!!

NOS VEMOS EN LOS CAMINOS!!!!

¡¡¡COMO ANDAS RICARDO !!!