alltricks

20 agosto, 2017

Castillo de Daroca-Sendas de la Grajera (8 Ciclistas)

15 de agosto de 2017
Distancia: 57km
Desnivel acumulado: 932mt
IBPindex: 73



Crónica por Iker

Diego, Pepe, Javi, Iker, Santi, Victor LLop, Vitín y Miguel “cuñao”.

Tiriri tiriri tiriri 6:45 de la mañana, después de cuatro juramentos, unos cuantos bostezos y pensar que en qué hora se me ocurrió decir que sí que salía en bici, me levanto de la cama. Mientras desayuno Víctor Llop, que parece que no tiene ninguna fe en mí, me llama para comprobar que no me he quedado dormido y ya de paso meterme un poco de prisa, como consecuencia a las 7:15, puntual, salgo por la puerta de casa donde Víctor me está esperando hablando con Pepon pero hay un problema, tengo que hinchar las ruedas asi que dos minutos después salgo otra vez y ponemos rumbo a las gaunas para encontrarnos con el resto del grupo.

Antes de llegar a las gaunas volvemos a encontrarnos con Pepón que mientras yo hinchaba las ruedas había ido tirando. Llegamos a las Gaunas y ya está allí Vitin, detrás nuestro aparece Dieguito (que según llega le ponen a trabajar ajustando un cambio y quitando holgura de una dirección) por ultimo aparecen Javi, Miguel y Santi, así que nos ponemos en marcha.
Salimos en dirección Lardero por el camino de detrás de la gasolinera, una vez llegamos allí subimos por las bodegas y ponemos rumbo al camino de los judíos donde con la ayuda del viento vamos muy rápidos con “poco” esfuerzo.


Una vez llegamos a Navarrete ponemos rumbo a la Dehesa de Hornos, el firme va cambiando de asfaltado a pista y en un cruce a la derecha la inclinación también cambia. Ya estamos en la primera subida fuerte y encima al sol!!. Subimos cada uno a su ritmo y cuando la pendiente suaviza antes de entrar al bosquecillo de la dehesa paramos para reagrupar y coger un poquito de aire. Enfilamos la pista que atraviesa el bosque y ahora a la sombra y con poca pendiente avanzamos a buen ritmo, tanto es así, que cuando estamos llegando a la senda que baja a Daroca alguien le pregunta a Santi que tal va y este responde “Bien, a este ritmo suave no me duele” mientras yo y algún otro estábamos empezando a sufrir el ritmo “suave”. Llegamos a la entrada de la senda, Pepón se ofrece a quedarse el ultimo y cerrar la verja asique el resto vamos enfilando la bonita bajada, una vez abajo antes de cruzar la carretera esperamos a que baje el resto, nos juntamos y por otra mini senda llegamos a Daroca.


En la fuente paramos para beber agua, recargar bidones, comer algo y mentalizarnos de la subida que nos venía…  Y en este preciso instante fue cuando surgió el tema crónica y señalaron a un servidor para hacerla, ¡Que suerte la mía! Dos salidas y una crónica. Para rematar el momento tenemos la subida de la casa rural por delante… casi 1,5km con una pendiente media del 11%, por suerte la lluvia de la noche anterior ha dejado el firme compacto facilitándonos la subida. Llegamos a un cruce donde la pendiente suaviza y nos desviamos a la derecha, aquí se une a nosotros otro ciclista con el que nos habíamos cruzado antes (Richar).

Continuamos por la pista hasta que llegamos a una senda en subida donde mis pies y el de algún otro compañero tocan tierra. Tras esta subida anuncian que nos queda la última subida para el castillo. Miguel, que no sabe que excusa poner para no continuar, decide romper el cuadro de su bicicleta (Esperemos que no te pongan pegas y te den uno nuevo pronto!!).

 Tras unos instantes de asombro por lo ocurrido parte del grupo continua para afrontar la última subida. Mientras se escuchan los gritos de ánimo de los que han continuado entre Santi y Pepon encintan los desmontables al tubo para darle solidez y que así Miguel pueda volver por la pista con mayor seguridad y yo que veo que ahí ya no pinto nada continuo hacia el castillo. Unos 200 metros mas adelante tras un par de curvas veo la infernal subida y mientras empiezo a subir veo como Dieguito baja para volver a intentar el último trozo ya que se ha quedado a escaso metro y medio de coronar. Por el contrario un servidor a mitad de subida decido subir andando. Una vez llego arriba de nuevo Dieguito vuelve a bajar para intentarlo por tercera vez en lo que llegan Pepón y Santi.


Ya estamos todos arriba y comienza lo bueno BAJAR! Descendemos el cortafuegos que aunque no tiene excesiva dificultad hay que vigilar porque las hierbas están altas y no se ve muy bien si hay piedras, agujeros u otros obstáculos que nos hagan besar el suelo. Una vez abajo pasamos las bicis por la valla y continuamos por la pista, aquí nuestra última incorporación se despide de nosotros para continuar su camino en dirección opuesta. Avanzamos por la pista y atravesamos alguna pequeña senda rumbo a Entrena.

Atravesamos Entrena y ponemos rumbo Navarrete, donde nos encontramos con que son fiestas y están celebrando una romería que consiste llevar las reses hasta la plaza sueltas rodeadas de jinetes que las van guiando y controlando.


Atravesamos el puente de la autopista su tomamos dirección Logroño pero nos desviamos para subir a los olivos. De aquí tomamos dos pequeñas sendas que nos llevaran a la pista que va paralela a la autopista donde paramos para hacer la foto de grupo y comentar la muda de serpiente que había a la entrada de la última senda.
Continuamos por la pista hasta desviarnos a la izquierda y coger una sendita que nos llevara hasta el campo de golf donde iremos jugueteando por sus senditas de sube y baja que al que no estaba muerto lo termina de matar, y así llegamos hasta el monte de la pila. Lo bordeamos por el sendero del mirador para llegar a la senda de la antena.

Finalmente tomamos la última senda de la mañana que nos lleva desde el picadero hasta la parte de atrás de la cárcel. Y ya por el camino de la cárcel llegamos al barrio de la cava donde Javi y Santi nos abandonan. Así que los últimos supervivientes atravesamos todo Logroño para llegar al bar la terraza y tomarnos ese almuerzo que tanto nos habíamos ganado.
En resumen una gran mañana de mountainbike en buena compañía!

16 agosto, 2017

León dormido-Aerogeneradores-Aras (11 Ciclistas y medio)


13 de agosto de 2017
Distancia: 47kmt
Desnivel acumulado: 838mt
IbPindex: 60



Crónica por Chemi (Rioja Sport)


Fer, Jose Luis, Michel, Israel, Javi, Dieguito, Santi, Vitín, Pepe, Toño, Chemi   y como buen mago que es, Fran apareció en el momento justo.

Vuelvo a hacer una incursión con mis amigos los OR que son una peña referente en el mountain por sus excursiones y buen ambiente.
Gracias a los medios tecnológicos me puse en contacto con Eduardo, que alguna vez sale con ellos y también con Víctor que estaba de vacaciones y no pensaba venir por estar 15 días sin andar.

Me entero de la salida a las 7:30 en las bodegas Franco Españolas, para hacer una ruta por los aerogeneradores de la zona de La Población y Aras.
Aparezco en el sitio y allí está  Víctor que ha cambiado de idea.
Van llegando componentes y voy saludando y grabando.
Pepo, Fer, Toño, Santi, Michel, Diego, Víctor...bueno en total estaríamos 11 conmigo.
Salimos con un ritmo tranquilo y pasamos el cementerio para coger el camino a Oyón.
Seguimos ascendiendo dirección a Meano.

Paramos en el pabellón de abajo  de La Población y nos agrupamos.
Mis pulsaciones están aceleradas.
EL ritmo de los cabeza es mayor al mío, pero no me puedo quejar voy mejorando mi nivel.
Subimos por el técnico ascenso de la fuente donde hay buenos pedruscos y rampas duras.

Llegamos a La Población y nos echamos una foto tras un buen trago de la fuente.
Santi destroza el núcleo de la rueda con su potencia.
Se permitió subir y bajar con las diferencias a los demás.

Continuamos por unas senditas y voy echando fotos.
 Creo que se equivocaron, según dijeron, pues salimos a la carretera.
Pero todo lo tienen controlado y seguimos por otras senditas paralelas a la carretera y encaramos el parque eólico con sus repechos y sube y bajas pero pista ancha y muy ciclable.

Voy hablando con el pequeño gran Gran Diego es el benjamín pero como camina.

El descenso es rápido y el terreno muy seco.
Aparecemos en Aras y continuamos bajada hacia Viana.

Me proponen almorzar una buena costumbre que agradezco, no me quedo y eso que llegamos muy pronto sobre las 11 y algo.
Pero me quedo con buen sabor de boca por el buen rollo que es de lo que se trata, de conocer y convivir con gente que comparte mi afición y forma de vida desde hace un porrón de años.

Una cosa mas, tengo ganas de ver alguna bicicleta de Rioja Sport, pues puedo asegurar que tenemos unas máquinas de impresión y a unos precios que no son desorbitados.
Aparte del mayor surtido de bicicletas presente.
Hasta la próxima OR nos volveremos a ver.

No es una crónica tan larga y trabajada como las vuestras, pero le he puesto cariño en el video.

https://goo.gl/photos/Fa6xjJXjaV6dckJU7
https://goo.gl/photos/44gbuRDKi1wmTPxJA


15 agosto, 2017

Urbanizacion Sojuela - senda el bosquecillo (8 ciclistas)


6 de agosto de 2017

Distancia: 42km
Desnivel acumulado: 800mt
IbPindex: 56





Crónica por Felix




Los participantes fueron:
Saul, David, PepónPepon, Edu, Victor Llop, Toño, y un amiguete de Saúl

Hola, muy buenas a todos.Lo primero de todo pediros perdón por el retraso de esta crónica. No tengo una excusa depeso. Seré sincero: El estado de vagancia se apoderó de mí, junto con otras ocupacionesmentales con más razón de peso que la desidia, eso también he de decirlo!.Pero ahora sí voy a remediarlo y a intentar recordarla, ¡Qué no es poco!Lo primero de todo fui animado por el horario de quedada, que fue a las 8 a.m.Por n, iba a disfrutar de mi nueva adquisición. ¡Mi nueva bicicleta eléctrica!. De nuevo me sinceraré y os diré que sin ella, no hubiera podido hacer esta interesante excursión, dado mi estado de forma actual. Será el comienzo para remediarlo...
Sin más preámbulos y si os parece, vamos a lo que fue la ruta:-Salimos del estadio de las Gaunas. El tiempo era idóneo para salir a montar en bici o para cualquier otra actividad. Nublado, temperatura de unos 15º y un ligero viento del norte ; el denominado cierzo. "La cosa" pintaba bien desde el principio.


El guía en nuestra ruta fue el bueno de Pepón. La ruta fue corta, perfecta para luego darnos tiempo a homenajearnos con un almuerzo. A mí y creo que al resto de mis compañeros, nos pareció perfecta.

Nos dirigimos hacia Lardero. La subida fue por las bodegas para enfilar hacia Prado Salobre, subir Cuesta de las Vacas, con intención de ir hacia Camino Nuevo. Este último camino no se llevó a cabo porque llegando a la bifurcación de Sorzano-Sojuela cogimos este último. 

Después de pasar la carretera nos metemos por una camino a la izquierda por el cual nunca había pasado antes. Si no me equivoco, se llama la senda o camino Alameda. El caso es que pasamos por los aledaños del campo de golf y empezó una no muy larga subida pero con una pendiente muy fuerte, recién arreglada con un firrme de arena húmeda, lo cual hizo que fuera más dura.

Yo no sufrí gracias a mi "dopaje" pero sí que me dio cierta envidia ver como subían mis compañeros. ¡Están muy fuertes!

Llegamos a lo que parecía la cota más alta y de ahí salimos a Camino Nuevo. Empezamos el descenso y a mitad de bajada nos desviamos hacia la izquierda para coger la senda de El
Bosquecillo. Muy bonita llegando a su final, con un paso un poco complicado de un arroyo en el que hubo que echar pie a tierra y yo, ¡Me caí! .

De aquí por sendas y caminos salimos a Sorzano donde hicimos una pequeña parada para reponer y sacar unas fotos. Y ya de un tirón a Logroño, directos al bar La Terraza donde almorzamos unos riquísimos huevos con jamón que culminaron nuestra agradable ruta ciclista.

02 agosto, 2017

Villamayor de Monjardín (6 Ciclistas)

30 de julio de 2017
Distancia: 98km
Desnivel acumulado: 1202mt
IbPindex: 90

Crónica por Mikael

Igor, Mikael, David, Vitin, Toño y Santi

¡Por fin ha llegado el día!
Tras mi primer Soplao tenía muchas horas en deuda con mi mujer, la que me ha permitido entrenar y ahora necesitaba sus horas de estudio. Lo que deja mi bici en el trastero y a mí con la prohibición de acercarme al mismo.  Pero ahora que ya ha terminado sus exámenes vuelvo a las Andanzas.
El viernes puedo hacer la salida con el grupo y acabar bien la ruta para todo el tiempo de inactividad que llevo, lo que me da fuerzas para apuntarme a la salida del domingo.
Llega el domingo y me levanto con ilusión, voy a las Franco Españolas y cuando llego ya están ahí Igor, Víctor, Toño y David (quien saca su móvil y me dice que si no aparece nadie más soy el afortunado cronista).  Así que justo vamos a ponernos en marcha cuando aparece Santi, que nos asegura que no hay nadie en Las Gaunas y que acaba de cruzar Logroño en seis minutos al ver que se quedaba solo.

Empezamos a pedalear en dirección a Mendavia en una mañana sin viento y con una temperatura muy agradable.  Llegamos al Polígono de Cantabria por la carretera que va pegada al Ebro y tras cruzar el polígono, entramos en el GR por el que vamos ciclando a toda velocidad. Hay tramos en los que se cierra un poco, lo que nos coloca en fila de a uno a todos menos a Santi, que fanfarronea diciendo que unas finas hierbas no le van a sacar de su trazada. Unos segundos más tarde pide hueco para meterse en la hilera ya que la hierba se le estaba poniendo peleona. 
Así llegamos a un punto en el que tenemos que echar pie porque el camino se cierra y hay que cruzar la vía del tren para volver a encontrar nuestra GR. Desde ese momento vamos unas veces con el canal de agua a la izquierda y otras a la derecha y llegan a cruzarse en nuestro camino hasta 18 conejos, contados por David.


Al llegar a Mendavia yo ya necesito agua pero no encontramos ninguna fuente a nuestro paso.  Santi se despide de nosotros y se vuelve para casa porque tiene que hacer cosas con la familia, momento en el que hacemos la foto de grupo. ¡En un banco! Mi primera salida de domingo con tan poca gente.
Seguimos por pistas pedaleando muy rápido hacia Arroniz, un ritmo que no puedo seguir y me descuelga de la cabeza. Hay mucho watio ahí delante. Menos mal que aflojan un poco para que nos podamos reunir cada pocos metros.


  En una de esas Igor se despide porque también tiene que ir a casa (ya había anunciado su media ruta).  Llegamos a Arroniz y por fin una fuente, eso sí, con los chavales del pueblo alrededor, aún sin dormir y con ganas de vacilar. Sin hacerles mucho caso bebemos mucha agua y rellenamos bidones a tope para continuar sin perder demasiado tiempo.
Tras un poco más de fuerte pedaleo llegamos a Villamayor de Monjardín y su castillo, al que vamos a subir.  Al empezar la cuesta veo que Toño y Victor van por la derecha y David por la izquierda, pregunto qué opción es mejor y un lugareño me dice que la izquierda es más fácil, lo que me conduce en esa dirección pero, pido disculpas, sin que Toño y Victor se enteren, lo que les hace parar y llamarme para ver dónde estoy. 



 Nos reunimos de nuevo los cuatro arriba y empezamos la vuelta.  


Unas bajadas por pista, alguna senda y algún tramo de rápida carretera nos colocan en el Camino de Santiago en dirección a Logroño. Aquí el calor y el cansancio empiezan a pasar factura, yo voy siempre el último y sólo escucho el tintineo del timbre de Víctor que hace que los peregrinos nos faciliten el paso, lo que se agradece enormemente.  Así llegamos hasta Los Arcos y casi sin parar llenamos agua, nos refrescamos y continuamos hacia Viana, tramo con unas cuestas de muerte, sobre todo para mí que llevo muchos km en el día de hoy y mucho tiempo parado en los dos últimos meses. 

 Un poco más adelante bajamos una senda donde rompo un radio y las pocas fuerzas que me quedaban se van con él.  Desde ahí lo único que puedo decir es que vuelvo a casa pedaleando como un zombi, con un calor de muerte pero habiendo gozado como un enano.
Ya en el cementerio de Logroño nos despedimos y los tres valientes se van a tomar una caña y yo para casa. 
Hasta aquí puedo contar, señores. Un placer y hasta la próxima.